Somos nosotros

Somos nosotros los que elegimos ser felices disfrutando de lo que tenemos en vez de concentrar nuestros pensamientos en lo que no tenemos.

Es exclusivamente nuestra actitud hacia los acontecimientos que nos toca vivir a diario lo que determina nuestra felicidad, no nuestro nivel de prosperidad económica, nuestros éxitos profesionales o nuestros bienes materiales.

La única fuente de nuestro bienestar espiritual es nuestra propia mente cuando ha decidido ser responsable al cien por cien de nuestra vida, de nuestras decisiones y de las consecuencias de las mismas.

Somos nosotros

Somos nosotros los que decidimos la calidad de nuestros pensamientos, y somos nosotros los que decidimos buscar siempre el lado positivo de los acontecimientos en lugar de quejarnos únicamente por sus posibles aspectos negativos.

Lo que determina nuestra forma de sentir sobre lo que vivimos a diario no son los propios acontecimientos, sino el significado que nosotros damos a los mismos.

¿Cómo explicas los momentos malos, las desgracias o accidentes y las experiencias negativas?

Recuerda que cada acontecimiento, hasta los más tristes, pueden tener una explicación. La gran mayoría de las cosas que nos ocurren en esta vida pueden tener un significado positivo si tu mente lo sabe buscar y encontrar.

En vez de preguntarnos por qué estamos viviendo una determinada experiencia, deberíamos pensar qué podemos aprender de lo que nos ha ocurrido.

Imagina, por ejemplo, un retraso en la salida de tu avión de unas 2 ó 3 horas: generalmente nuestra reacción es de rabia e impotencia, ya que no podemos hacer absolutamente nada salvo… pensar en cómo utilizar ese tiempo de forma útil, leyendo un libro, planificando mejor la semana o preparando un informe en vez de hacerlo en el despacho.

Lleva siempre en tu cartera algo que hacer, para leer, para trabajar y verás cómo estas incidencias tendrán desde hoy otro significado para tí.

Como dice Adam J. Jackson:

La actitud es el pincel con el que la mente colorea nuestra vida. Y somos nosotros quienes elegimos los colores.

Son tus pensamientos los que te harán sentir totalmente realizado o frustrado, no las circunstancias en las cuales te encuentres.

Si sabes controlar tus pensamientos, actuando de forma responsable, madura y consecuente con los mismos, probablemente controlarás tu felicidad.

No pases tu vida en el «valle de las excusas y las lamentaciones», asume la plena responsabilidad de tus decisiones y de las consecuencias que se derivarán de las mismas.

Tú, y sólo tú, eres el único y total responsable de tu vida.


Fuente: Vender es mucho más, de Cosimo Chiesa de Negri

 

 

 

Abrir chat
1
Hola, soy Juan Antonio, ¿en qué puedo ayudarte?