Metas escritas

En 1953 se reralizó un interesante estudio en la Universidad de Harvard. Se preguntó a todos los estudiantes que terminaron sus estudios aquel año si tenían algunas de sus metas escritas con respecto a sus vidas futuras.

Menos del 3 por ciento afirmó tenerlas. Los investigadores siguieron sus carreras durante los siguientes veinticinco años y se descubrió que el 3 por ciento que había declarado tener metas escritas tenía mejor situación económica que el restante 97 por ciento que había declarado no tenerlas.

Recuerda siempre: el éxito son metas.

  • Las metas son la base de nuestra felicidad.
  • Las metas son nuestra razón para vivir.
  • Las metas son cosas por las que luchar.

La cosa más importante que puedas desear es que tu vida tenga sentido y que este sentido te lo proporcionen tus objetivos.

Dicen que «quien no tiene objetivos está destinado a trabajar toda su vida para quien los tiene».

¿Idea clara en tu cabeza u objetivos específicos por escrito?

Porque si tienes sólo en tu mente deseos más o menos concretos, terminarán siendo tan sólo buenas intenciones.

Tu capacidad para fijarte metas es la clave de tu éxito futuro, ya que tendrás perfectamente definido hacia donde te diriges y cómo y cuándo piensas hacerlo.

Metas

Pero no sirve para nada si no las escribes. Coge una hoja y antes de incorporarte a tu nuevo trabajo haz un buen ejercicio, y te recomiendo que le dediques todo el tiempo necesario.

Primero describe tus valores: indica cuáles son tus seis o siete valores más importantes y después de haberlos listado pon al lado de cada uno su nivel de prioridad.

  • ¿Es más importante el éxito profesional o la salud?
  • ¿Es más importante el dinero o la familia?
  • ¿Es más importante el amor o el trabajo?

Es fundamental que pongas muy claro quién eres, en qué crees y cuáles son tus valores interiores.

Piensa en lo que comentamos cuando hablamos de actitudes. Tus valores determinan tus creencias, tus pensamientos, tus sentimientos, tus expectativas, tus actitudes y…¡tus resultados!

Después define tus objetivos en el ámbito personal:

  • ¿Qúe quiero hacer con mi vida?
  • ¿Cuál es el propósito de mi vida?
  • ¿Cómo quiero ser recordado?

En el ámbito profesional:

  • ¿Cuáles son mis metas más importantes en el trabajo?
  • ¿Qué me gustaría conseguir a 3 ó 5 años vista?
  • ¿Dónde me gustaría trabajar?

En el aspecto familiar y/o sentimental:

  • ¿Qué quiero conseguir?
  • ¿Cómo quiero que sean mis relaciones a 3-5 años vista?
  • ¿Qué compromisos quiero asumir?
  • ¿Qué espero de mi vida en el ámbito familiar?
  • ¿Qué tipo de familia me gustaría tener?

En el ámbito económico:

  • ¿Cuánto me gustaría ganar a 3-5 años vista?
  • ¿Cuánto me gustaría ahorrar?
  • ¿En qué me gustaría invertir?

En el ámbito de la salud:

  • ¿Qué piensas hacer para mantenerte en forma?
  • ¿Qué pienso comer, beber…?
  • ¿Qué peso o estado de forma física quiero tener?

En el ámbito social:

  • ¿Cuido a mis amigos?
  • ¿Cómo voy a hacerlo?

Finalmente, en el ámbito comunitario:

  • ¿Cómo pienso ayudar a los demás?
  • ¿Qué parte de mi tiempo y qué cantidad de mi dinero quiero dedicar a ayudar a otras personas?

Te pido que te esfuerces por completar este ejercicio porque, a falta de él, muchas de las cosas que comentaremos en las próximas sesiones serán totalmente inútiles.

Lo primero que condiciona tu vida, son tus valores y éstos, a su vez, serán la gasolina para que tú diseñes tus objetivos para que tu vida sea totlalmente coherente con tus valores.

Comprendo perfectamente tus dudas y tu miedo a no fijar metas inalcanzables, pero te recomiendo que sigas trabajando teniendo en cuenta algunos matices:

  • Intenta que tus objetivos tengan un 50 por ciento de posibilidades de ser conseguidos, a fin de que sean creíbles para ti mismo.
  • Examina siempre tu punto de partida, sé realista.
  • Fija un tiempo de consecución para cada una de tus metas.
  • No hagas públicos tus objetivos, son tuyos y de nadie más.
  • No tengas miedo al fracaso porque es justo el fracaso el mejor entrenamiento para conseguir el éxito.
  • Determina el nivel de conocimientos que necesitas para conseguir algunas de estas metas.
  • Divide algunas de estas metas en sub-metas para que tengas objetivos a 3 años, a 1 año, para los próximos 6 meses, para el próximo trimestre, para el próximo mes, para la semana que viene, para hoy.
  • Repasa diariamente tus objetivos porque es importante que tu mente subconsciente los asimile y que entren a formar parte de tus creencias.

Recuerda:

Tu mundo exterior es el fiel reflejo de tu mundo interior. Si estás bien y a gusto contigo mismo, lo más probable es que estés bien y a gusto con tus amigos, familiares y con tus futuros clientes.


Fuente:»Vender es mucho más», de Cosimo Chiesa de Negri

 

 

 

Abrir chat
1
Hola, soy Juan Antonio, ¿en qué puedo ayudarte?