Actitud mental positiva

Quiero que comprendas más a fondo qué es lo que determina que nosotros tengamos una actitud positiva o negativa frente a las diferentes situaciones, problemas y actividades con las cuales nos enfrentamos a diario.

Que haya personas que tienen más éxito que otras en su vida no depende sólo de que sean más inteligentes, hayan estudiado más, sean más hábiles o tengan mejores contactos, sino que es la consecuencia de haber sabido desarrollar unas actitudes que les han permitido conseguir niveles de resultados personales y profesionales superiores.

Nuestra actitud tiene que ver con elementos como creencias, valores, autoconcepto, es decir, «la opinión que tenemos de nosotros mismos y del mundo que nos rodea», responsabilidad, objetivos, emociones y en cómo estos conceptos influyen directamente sobre nuestro comportamiento y, lógicamente, sobre nuestros resultados.

actitud

Tan sólo quiero ayudarte a reflexionar para que tú puedas analizar con calma tu comportamiento y valorar los resultados que alcanzarás.

Así pues, la base de nuestro comportamiento se sitúa en los valores y las creencias que tenemos con respecto a nosotos mismos, al mundo que nos rodea y a las demás personas.

Siempre actuamos de acuerdo con lo que pensamos.

¿De qué dependen nuestras creencias y valores?

Te lo explico: de la educación que hemos recibido de nuestros padres, en escuelas, colegios, universidades… de nuestro entorno cultural, de nuestras experiencias pasadas (positivas o negativas), de nuestros genes, de nuestra fisiología (estado de salud física) del lenguaje habitual que aplicamos en nuestra vida diaria, etc.

Nuestros valores y creencias son la base de nuestros pensamientos, que condicionan e influyen en nuestros sentimientos, que a su vez son la base de nuestras expectativas.

Estas últimas condicionan nuestras actitudes, que son la base de nuestro comportamiento y de los resulados que conseguiremos.

¿Esto quiere decir que mis creencias sobre mi capacidad o incapacidad para hacer un trabajo o solucionar un problema condicionarían mis resultados?

Por supuesto, las creencias que más repercuten en nuestro comportamiento van relacionadas con nosotros mismos, es decir, con nuestra autoimagen (clave del autoconcepto), ya que siempre actuamos de acuerdo con ellas.

Si nosotros pensamos que no somos capaces de solucionar un problema, evitaremos siempre enfrentarnos a él. Sí, por el contrario, creemos firmemente en poder superarlo, lo haremos con seguridad y dominio de la situación y pondremos todos los medios necesarios para triunfar.

El conjunto de valores, creencias, pensamientos, sentimientos es lo que en psicología se llama autoconcepto, que es la clave de nuestro éxito o de nuestro fracaso.

Nuestro autoconcepto se compone de tres partes:

  • nuestra autoimagen (como nos percibimos a nosotros mismos)
  • nuestro autoideal (como nos gustaría ser)
  • y nuestra autoestima (cuánto nos valoramos a nosotros mismos)

En la medida en que todo lo que hacemos se acerque a nuestro autoideal, aumentará nuestra autoestima. Si nuestra actuación nos aleja de nuestro autoideal, disminuirá nuestra autoestima con los efectos que podemos imaginar.

Cuando aumenta nuestra autoestima, aumentan nuestras expectativas positivas respecto a nosotros mismos y a la labor que estamos desarrollando.

Como consecuencia de ello, nuestra actividad mejora y tenemos mayores posibilidades de éxito, ya que todo nuestro comportamiento irá dirigido a conseguir lo que nos proponemos.

Nuestra autoestima es la base de nuestra autoconfianza y de la automotivación que todos debemos tener a la hora de enfrentarnos a cualquier problema.


Fuente: Vender es mucho más, de Cosimo Chiesa de Negri

 

 

 

Abrir chat
1
Hola, soy Juan Antonio, ¿en qué puedo ayudarte?